Javier Castillo Seguros y Finanzas

Javier Castillo Seguros y Finanzas
Loading...

jueves, 14 de agosto de 2014

VUELTA A VER LA LUZ...

Por fin, este fin de semana volveré a competir, mucho esfuerzo y mucho tiempo desde que lo hice por última vez, ya recuperado y con unas ganas tremendas de volver a sentir esas sensaciones de competición que hacen que ames el deporte y que llevar a tu cuerpo al límite sea un disfrute continuo.
Me hubiera gustado muchísimo estar presente en nuestro triatlón, el TRIATLÓN CIUDAD DE BAZA, que con gran esfuerzo y dedicación, mis compañeros del TRIBAZA han organizado a lo grande, como se hacen las cosas, esto será el punto de partida para un triatlón que va a dar muchas alegrías al deporte bastetano, pero quiero explicar el por qué de mi decisión de no correrlo. En primer lugar no es un triatlón que se adapte a mis características, no tengo bicicleta mtb y no la voy a pedir para competir, porque nunca se sabe que puede pasar... En segundo lugar, voy al TRIATLÓN DE CUENCA, que se adapta más a mis características y a lo que busco como preparación de ese IM DE BARCELONA del 5 de octubre. Dicho esto, sólo quiero agradecer ese gran trabajo que han hecho tod@s los organizadores de nuestro triatlón y sobre todo a una persona que se ha dejado la piel y el alma en ello, Pablo Carricondo... Seguro que la ciudad te lo agradecerá.

Pues bien, hasta llegar a este punto ha habido muchos entrenos, test, visitas al fisio, días de baja, vuelta al trabajo y de ir, poco a poco, recuperando esa lesión que me ha mantenido fuera de juego durante mucho tiempo. En principio todo pintaba bien, la fractura era limpia y no se había desplazado, siento las molestias justas y puedo descansar bien, eso que he ganado, porque hablando con más gente que ha pasado por lo mismo no me daban muchas esperanzas de que esto fuera a ser así.
En ningún momento dejo de mover el cuerpo, claro está que el brazo nada de nada, pero ando, paseo, hago bici en el rodillo, y lo que voy pudiendo...

Y para mi disfrute y como acuerdo de patrocinio con JAVIER CASTILLO SEGUROS CATALANA OCCIDENTE BAZA, llega mi ropa de la temporada, mil gracias a Javier por este apoyo incondicional, me has demostrado ser una persona con grandes miras y apasionado por el deporte, seguro que todo este apoyo dará frutó, por lo menos por constancia y perseverancia no será. 


Lo que más me dolió fue perderme el que iba a ser un gran día, el IM LANZAROTE en el que había estado pensando todo el año y le había dedicado todo mi trabajo y dedicación, porque en Baza se vive un invierno crudo y duro, esos entrenos en bici con vientazo y 2-3 grados... Pero al menos pude disfrutarlo desde otro punto de vista y apreciar el tremendo esfuerzo de la gente que acompaña y se desvive por sus familiares, pareja, etc. en una prueba como esta.
Lanzarote hay que vivirlo al menos una vez en la vida, me di cuenta de lo duro que es, de lo que se sufre para conseguir cruzar esa meta, fue algo que me dejó marcado, el como la isla te pone a prueba, los cambios de temperatura de una parte de la isla a otra, el tremendo calor en el maratón, el paso por el mirador del río, todo eso se me ha quedado grabado a fuego en la mente y tengo que volver, pero para hacerlo...




Después de cumplir los plazos marcados por el traumatologo, me pongo manos a la obra y a recuperar fuerza y movilidad en ese brazo, todo el verano dedicado a volver a estar equilibrado y con garantías para competir, hablando con mi entrenadora llegamos a la conclusión de que había que buscar pruebas en agosto, nunca antes, ya que esa lesión puede ocasionar molestias crónicas si no se recupera bien y con una adecuada preparación, así qué decidimos hacer Cuenca ( olímpico sin drafting), posadas( MI campeonato andaluz) y campeonato de España en Aguilas en septiembre, poca competición pero efectiva para llegar al IM de Barcelona con garantías de hacer un buen papel.


Conforme va pasando todo, nos juntamos como el año pasado en Sierra nevada, un sitio donde te olvidas del calor, de la vida cotidiana y donde se respira deporte y entrenamiento a cada hora del día.  Lo ideal hubiera sido unos 15 días arriba, pero a falta de pan buenas son tortas, así que tres fines de semana que saben a gloria, que van sumando, no sólo por el entreno realizado, que después desglosaré, sino por la calidad humana de las personas que allí hemos estado, cada uno a su ritmo, pero sin pausa.
En la primera semana lo paso mal, estoy aún fuera de forma, he hecho recientemente un test de ciclismo que corroboró lo que más tarde comprobé en los puertos de Sierra Nevada, muevo bastantes vatios menos que anteriormente y eso hace que un puerto sin mucha entidad como es Los Blancares se me atranque.
El sábado por la mañana quedamos en la gasolinera Galp que hay en Cenes y de ahí salimos a realizar una sesión de ciclismo de 3h30'+ 10' de carrera a pie, como era de esperar mis ritmos no son los adecuados y me cuesta el ir con Sergio e Iván, vamos, que no lo consigo pero ahí estoy, evolucionando, lo que más me interesa ahora es acostumbrar al cuerpo a recuperar de un día para otro... Después de la bici me bajo y corro esos 10' a muy buen ritmo, la verdad que me sorprende porque en la bici estaba muerto. Y ahí damos por acabada la sesión mañanera...
Por la tarde, después de una merecida comida y posterior siesta, bajamos al embalse de Canales y nadamos 2000m aproximadamente para completar un día que ha acabado mejor que empezó.
Me levanto el domingo con otras sensaciones, he recuperado y dormido muy bien, y estoy listo para la bici de nuevo, hoy tocaba subida desde Granada hasta la altura del carril de víboras y una vez allí correr 10km y consigo llevar un ritmo bueno en la subida y después correr a 4'30" casi sin problema, excepto en algunas subidas...pero acabo contento, porque el sábado no pensaba que podría estar así... De nuevo la mañana se esfuma y volvemos a los apartamentos a comer algo y dormir lo que podamos que después hay que bajar de nuevo a canales a volver a nadar 2000m dando un poquito de intensidad a la sesión de natación.
Y así acaba el finde en la sierra, con muchas ganas de volver, programamos otros dos fines de semana más en agosto.


Entre concentración y concentración, trabajo duro en Baza, en el gym, carretera, piscina... Un no parar cada día y como no, testando, realizamos un test de 1000 de natación, en el cual podemos ver como he vuelto a nadar poco más o menos como antes, ¡bien! Vuelvo a hacer otro test de ciclismo y esta vez ha habido una mejora bastante grande comparado con el anterior y esto se traduce en menos sufrimiento a ritmos altos y vuelta a tener buenas sensaciones entrenando fuerte.


Y llega la segunda semana en la sierra, esta vez solo voy el sábado, pero todo suma, una sesión de 4h40' de ciclismo, esta vez si tanto sufrimiento y pudiendo ir a ritmos que recordaba con anhelo, subimos todo lo que había por subir, hasta llegar a pradollano, haciendo antes el camino Cenes-La Peza y con un calor considerable y nuestros 10' de carrera a pie, acabo muy cansado por la dureza del terreno y por la constante prueba que te pone este entorno...posterior comida y bajada al embalse a nadar, me encuentro bien en el agua, no uso ya la pala en el brazo derecho, creo que ya estoy equilibrado y no hay molestias, ha habido un salto desde hace casi un mes... ¡Por fin! Y el domingo, aunque no estando en Sierra Nevada, entreno como el que más y me marco 2h de bici por la mañana a ritmo totalmente aerobico que me sirven para ver que estoy muy recuperado de ayer, algo que no esperaba y que me ha sorprendido para bien, después, dominguero en la playa y como no, natacion aprovechando estar en el mar con seriecitas de 100.


Así llegamos a la tercera semana de concentración en la sierra y en la cual se vuelve a ver otro cambio, corriendo, que hasta ahora no había sentido buenas sensaciones, soy capaz de mantener un buen ritmo, muy parecido a lo que sentí el año pasado por ese mismo carril y corro 20km acabando muy contento por como me han quedado las piernas, con posterior subida a pradollano de 1h30' por el Puerto de las Sabinas, ruta más corta pero más dura que por la normal. Después de esto, a comer y bajada al embalse donde nos metemos a nadar como siempre nuestros 2000m, que aunque sólo sirvan para soltar las piernas, sientan como dios. Por la noche, nos merecíamos una cenita y la buscamos...

Así llega el domingo y nos levantamos tempranito, hay que hacer entre 4h30'-5h de ciclismo con puertos como Los Blancares y vuelta a Cenes, todos juntos, para posteriormente desviarse cada uno a buscar sus objetivos, algunos terminan en 3h-3h30' y otros seguimos dirección Duque, puerto tremendamente duro, lo recordaba menos duro cuando lo hacía en el tri de Sierra Nevada, pero claro, se hace con menos km encima... Después del Duque nos encaramos para subir a pradollano por la normal y bajada a Cenes de nuevo. ¿Ahi se acaba el día?, no, por la tarde, después de comer, subida al Veleta andando y bajada por la carretera corriendo 1h y pico corriendo y las piernas van. Y así se acaba esté endurance day.



Y ya de vuelta a la competición, subiendo a Cuenca, con mucha ilusión porque me encantó este triatlón el año pasado y porque vuelvo a sentirme bien haciendo deporte y porque siempre tengo el apoyo incondicional de los míos, la siguiente entrada ya sabéis... 😉 


No hay comentarios:

Publicar un comentario